Mié. Oct 5th, 2022
Soldado de la división azul

Krasny Bor la última gesta española

El 10 de febrero de 1943 el Ejército Rojo desencadenó una enorme ofensiva en las proximidades de Leningrado, dentro de la Operación Estrella Polar.

En los arrabales de Leningrado los españoles guarnecían un frente muy extendido.

El objetivo del Estado Mayor soviético era romper el frente alemán para crear una enorme bolsa en la que debía ser aniquilado el cuerpo de Ejército del Norte de la Wehrmacht.

Los rusos decidieron romper el frente por el sector de las fábricas de Kolpino, zona guarnecida por algo más de dos millares de españoles. Los divisionarios ocupaban un frente muy extenso, con forma de U, en cuyo fondo estaba Krasny Bor, estando en el lado izquierdo una línea de trincheras junto a la ribera del río Ishora y en el derecho una elevación artificial sobre la que discurría una vía de tren.

La noche fue muy fría y el suelo estaba helado bajo más de un metro de nieve. Cuando abrió el día comenzó un brutal bombardeo que convirtió el campo de batalla en un enorme barrizal repleto de cráteres, lo que dificultó el avance de los rusos.

Mil cañones y una poderosa aviación machacaron el frente español provocando en las unidades de primera línea entre el 50 y 85% de bajas. El bombardeo duró dos interminables horas.

Tras finalizar el bombardeo, tres divisiones se lanzaron al ataque

Miles de soldados, apoyados inicialmente por medio centenar de carros de combate, avanzaron sobre las trincheras que defendían los soldados españoles.

Los soviéticos avanzaban confiados pensando que tras el bombardeo no quedaría ni un solo defensor.

Los españoles sacaron las ametralladoras MG42, que habían protegido con mantas en el interior de los búnkers y comenzaron a disparar.

Los rusos caían como moscas dejando el campo de batalla plagado de cadáveres. Su primer ataque fue un rotundo fracaso. Después de la primera sorpresa, los soviéticos se reorganizaron.

Con un 75% de bajas, una treintena de españoles llegaron a lanzar un contraataque.

En este contraataque el Capitán Huidobro perdió la vida, siendo condecorado a título póstumo con la Laureada.

El Sargento Salamanca, a las órdenes del Capitán Palacios y junto a dos soldados recupero una posición tomada por el enemigo, recibiendo la Medalla Militar Individual.

Este Sargento fue hecho prisionero y estuvo en los gulags hasta 1954 que regreso a España.

El Cabo Ponte Anido evito la entrada de un carro T34 soviético, en una acción que le costó la vida; el Cabo cogió dos minas anticarro y se lanzó en gesto heroico hasta el para volarlo. También recibió la Laureada a título póstumo.

El Capitán Jesús Andújar, junto con una sección, aniquila un destacamento ruso y libera a varios prisioneros españoles. Fue herido dos veces, al caer al suelo con la primera herida un ruso se acerca a él y le intenta rematar con la bayoneta, el Capitán se mantiene inmóvil.

Estos son unos ejemplos de cómo los voluntarios españoles se ganaron el respeto de las tropas alemanas.

Krasny Bor la última gesta española. La División Azul obtuvo:

Cruces de Caballero de la Cruz de Hierro una de ellas con hojas de roble: 2

2 Cruces de oro

Cruces de Hierro 2497 (138 de primera clase).

2216 Cruces al Mérito Militar con espadas 2216 (16 de primera clase).

Una medalla especifica de la división, ordenada por Hitler, distinción que no obtuvo ninguna otra unidad.

Laureadas de San Fernando: 8

Medallas Militares: 44

Todas estas condecoraciones las obtuvieron en diferentes batallas, pero la principal gesta fue la de Krasny Bor, la cual ha llegado a compararse con la batalla de las Termopilas; siendo los 300 espartanos los voluntarios españoles y las hordas del Imperio Persa de Jerjes I las tropas soviéticas.

2 comentarios en «Krasny Bor la última gesta española»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.